miércoles, 3 de agosto de 2011

Un edificio de un kilómetro busca batir el récord mundial

Algo tan difícil de lograr como el récord mundial de altura de un edificio podría terminar durando los 15 minutos de gloria que tan democráticamente pronosticó Warhol. El estadounidense Adrian Smith -que hace año y medio firmó en Dubái el Burj Khalifa, de 828 metros, con el estudio de arquitectura de Chicago Skidmore Owings y Merrill- acaba de ser elegido para levantar el rascacielos que destronará su creación anterior.Desde el mar

La torre Kingdom tendrá apartamentos y oficinas con vistas al mar Rojo
Ha cambiado el contexto. El nuevo rascacielos de Smith estará en Arabia Saudí, medirá 1.000 metros y crecerá en el centro de un nuevo barrio de lujo y comercio que se construirá en Jedah, cerca del mar Rojo. También ha cambiado el arquitecto: Smith abandonó hace un lustro la firma de Chicago con la que trabajó en el Burj para fundar Smith&Gill con Gordon Gill y Robert Forest. Su nuevo estudio tiene hoy sedes en Estados Unidos y Dubái. También 150 empleados (en los tiempos que corren). Y, aunque firmó en Chicago la torre Trump, realiza la mayor parte de sus trabajos en países como India, Malasia, Corea del Sur, Emiratos Árabes o China.
En apenas cinco años han levantado la torre Jin Mao, en Shanghái, y la torre Pearl, en Guanzhou. Hace un mes anunciaron que levantarían en China el cuarto edificio más alto del mundo. Sin embargo, ayer, Smith y Gill escalaron tres puestos más para ponerse, de nuevo, a la cabeza de la sección de arquitectura del Libro Guinness de los récords. Su futura torre Kingdom (Reino) tendrá el observatorio más alto del planeta, un hotel Four Seasons, una terraza en la planta 157 y oficinas y apartamentos de lujo.
Lujo es un adjetivo que hoy parece irrenunciablemente asociado a ciertas alturas. Y, visto que nada es capaz de representar la imagen del poder tan rápidamente como la torre más alta del mundo, en Oriente Próximo parecen empeñados en quedarse con los récords tras destronar en el podio al sureste asiático, más concentrado hoy en rentabilizar la densificación de sus ciudades que en convertir en habitable el aire.
Según Adrian Smith, la futura torre Kingdom se empezará a construir inmediatamente. Su diseño limpio, en forma de aguja, es, cuenta, "a la vez orgánico y tecnológico". Recuerda a un grupo de hojas cuando estas empiezan a abrirse mientras brotan del tallo: todavía son una, pero apuntan a un despliegue inmediato. Esas hendiduras darán sombra a las terrazas del rascacielos. Y esa es una de las novedades: el edificio más alto del mundo tendrá terrazas con vistas al mar Rojo para huéspedes sin vértigo.
Más allá de la altura, es su diseño lo que ha convencido, dicen, a los inversores saudíes Jeddah Economic Company, que pondrán sobre la mesa los 850 millones de euros que costará levantar el proyecto. Hay más números: 59 ascensores (cinco de ellos de dos pisos), 12 escaleras automáticas y 10 metros por segundo para llegar al observatorio más alto del planeta.
"Ser el más alto no es importante", han declarado los inversores, que aseguran que su objetivo es "construir la mejor torre". Las bazas de Smith&Gill para conseguirlo pasan por el rosario de edificios que han ido colocando en la parrilla de salida de esta competición de altura a lo largo de su trayectoria. También por la voluntad de que el rascacielos no consuma energía desmesuradamente, gracias a una fachada que -sostienen los autores- reducirá las pérdidas energéticas. Con todo, será el trazo aerodinámico el que dibuje una silueta inolvidable.
Con su Torre Kingdom Adriam Smith se impuso a los proyectos de Norman Foster, César Pelli o los propios Skidmore Owings & Merrill. Si termina construyéndose, Smith habrá matado al padre, SOM, y devorado a su hijo más alto, el Burj.
ANATXU ZABALBEASCOA

martes, 2 de agosto de 2011

Esperemos que se extienda al resto de Ayuntamientos

UN PROYECTO TRANSVERSAL: ArquiGes


El pasado día 5 de julio, la Demarcación de Lanzarote y el Ayuntamiento de Arrecife firmaron un convenio por el cual este último puede validar el visado de los proyectos por vía telemática a través de la aplicación web ArquiGes. Un convenio similar se firmó con el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Lanzarote el año pasado. Ya no es necesario entregar varias copias en papel de los cada vez más voluminosos proyectos para solicitar una licencia municipal de construcción, con el ahorro que esto supone tanto de dinero como de espacio de archivo.








Este hecho tiene su relevancia desde distintos puntos de vista pero yo quiero resaltar solamente uno de ellos: me parece muy importante que la Demarcación de Lanzarote haya desarrollado un programa de gestión interna y de visado electrónico que facilita el trabajo a los colegiados pero no menos importante, es que tenga en cuenta la gestión de las Administraciones Públicas y de otras entidades implicadas en la tramitación de proyectos de arquitectura.


En un momento en el que los colegios profesionales están sufriendo las crisis económica, organizativa y legislativa, es fundamental poner en valor el beneficio que aporta su existencia y para ello debe satisfacer plenamente tanto a sus colegiados como a la sociedad. Con el desarrollo de ArquiGes se están cumpliendo estos objetivos.


Un pilar fundamental en su concepción es su desarrollo en software libre, que permite personalizarlo, ampliarlo, mejorarlo, corregirlo, según nuestras necesidades y los medios que queramos invertir. Por eso no es un trabajo terminado. Por eso no puede competir con aplicaciones comerciales cerradas. Bueno, rectifico, sí que puede competir. Ya se han conseguido firmar dos convenios inéditos en Canarias gracias a ArquiGes. Algo tendrá que no tienen otros. Ese algo es que los objetivos de su desarrollo los marcamos los usuarios y no una empresa ajena a nuestras necesidades.


Es un proyecto en el que se sigue trabajando y que será mejor y más certero cuantas más personas e instituciones estén implicadas. Por ahora, lo usamos en Lanzarote y en Fuerteventura, pero este es un proyecto que nace por y para los arquitectos de toda Canarias. Es un proyecto transversal con el mismo espíritu de nuestra revista REDAC, que intenta crear lazos y evitar la dispersión de esfuerzos y recursos. Sólo hace falta creer en él y ya ha demostrado que hay motivos para hacerlo.






Jesús A. Izquierdo  Revista Digital de Arquitectos de Canarias