viernes, 21 de diciembre de 2012

2013, Una nueva ilusión



Esperemos que el año que viene sea algo mejor que este año. Que sigamos en contacto,
 que nos veamos mucho, que la gente que está a
nuestro alrededor siga siendo feliz y por supuesto que se apueste
 por la buena arquitectura. 

jaenarquitectos

We wish next year will be as good as this one. Keep in touch with you,
see each other frequently. We wish people around us are feeling well and
happy and of course, we want the coming year be a commitment of good
architecture.

jaenarquitectos



www.jaenarquitectos.com & @jaenarquitectos

El futuro de la Iluminación.


Philips Lumiblade 2012


Advances in OLED (organic light-emitting diode) technology will transform the home with glowing walls and windows replacing single-point light sources, according to Dietmar Thomas of Philips Lumiblade.





Más en www.jaenarquitectos.com & @jaenarquitectos

martes, 18 de diciembre de 2012

Ética y política de la arquitectura


La muerte a pocos días de cumplir los 105 años del arquitecto brasileño Oscar Niemeyer es una noticia triste, pero también muy importante, porque exige subrayar públicamente el valor de una obra personal de grandísimo nivel y la trascendencia colectiva de una exigencia cultural y profesional que ha formado escuela y estilo.
Oscar Niemeyer se podría definir como uno de los insignes componentes de la segunda generación de maestros del movimiento moderno. Esta segunda generación actuó bajo la enseñanza de arquitectos como Le Corbusier y otros compañeros surgidos del CIAM (Congreso Internacional de Arquitectura Moderna, fundado en 1928), pero introduciendo unas modificaciones y unos cambios de actitud que caracterizan unas fórmulas nuevas basadas en un lenguaje menos dogmático, en un realismo ambiental y tecnológico y en una discusión de teorías y metodologías que han marcado un paso importante en la evolución de la arquitectura contemporánea. Es evidente que Niemeyer es el abanderado significativo del sector más dispuesto a la modernidad de esa segunda generación. Sus obras lo acreditan sobradamente y su prestigio internacional se apoya en muchas consideraciones fiables tanto críticas como históricas.
Pero Oscar Niemeyer añade otro factos muy importante a esa calidad profesional propia. En realidad, es el representante más conocido de un grupo de arquitectos de Brasil o de, incluso, toda América Latina, que proclamaron en su momento la eclosión de la arquitectura moderna en América Latina pero con consecuencias evidentes en todo el continente. La irrupción de este grupo de arquitectos fue un acontecimiento indudable y lograron la creación de una nueva arquitectura, dentro de los cánones de esta segunda generación, específicamente brasileña con características propias muy determinadas pero también con una capacidad para plantearse como un acontecimiento pedagógico y claramente transformador. Es evidente que hoy en día el panorama arquitectónico de Brasil está dominado por las obras voluntariamente innovadoras de Oscar Niemeyer y es evidente también que el prestigio universal de estos arquitectos ha aportado cambios esenciales en el devenir de la arquitectura de estos últimos años.
Para comprender la coherencia de este grupo innovador, solo hay que visitar la ciudad de Brasilia, ordenada urbanísticamente por Lucio Costa pero construida en buena parte por Oscar Niemeyer y sus colaboradores. El gran centro representativo y directivo de la ciudad es, seguramente, el espectáculo más sorprendente de una nueva monumentalidad referida a los modelos de las vanguardias figurativas.
Finalmente, no se puede hablar de Niemeyer sin hacer referencia a su constancia en la responsabilidad política. No se trata solo de una adhesión partidista, sino de un concepto general sobre el papel que tiene que ejercer la arquitectura y el urbanismo en la configuración de las nuevas ciudades. La forma de la ciudad es un tema a discutir desde puntos de vista políticos y atendiendo a las proximidades más realistas y, al mismo tiempo, más utópicas.
La muerte de Oscar Niemeyer nos debe obligar a mantener los principios éticos y políticos de la arquitectura del movimiento moderno. Esperamos que su desaparición provocará unos nuevos estudios sobre su obra y la afirmación de un propósito de honestidad y eficacia profesional.

Más en www.jaenarquitectos.com & @jaenarquitectos                                                         via:elpais.es


viernes, 14 de diciembre de 2012

Obras del Parque de Las Cancelitas en El Hierro.

Estamos dando los toques finales al Parque de Las Cancelitas en Valverde, El Hierro. Dentro de muy poco todos podréis disfrutar de este magnífico espacio.

 Parking vehículos eléctricos en Centro de Visitantes
  Pértigas Luminosas juegan con el viento para dar la bienvenida a los visitantes
                                                          Futuro Centro de Visitantes
 Parking futuro Centro de Visitantes
 Futuro Centro de Visitantes
 Futuro Centro de Visitantes
 Futuro Centro de Visitantes
 Futura Granja demostrativa.
 Tótem de Bienvenida junto a los capta nieblas.
Miradores

Más en www.jaenarquitectos.co@jaenarquitectos 

jueves, 13 de diciembre de 2012

Ve la luz en España el monumental aullido sobre el asfalto de Lewis Mumford



Esta historia principia con una ciudad que era, simbólicamente, un mundo.Lewis Mumford (Flushing, Queens, ciudad de Nueva York, 19 de octubre de 1895-Amenia, estado de Nueva York, 26 de enero de 1990) fue una acrópolis del saber, casi un siglo de vida, un animal literario y científico, una voz imprescindible en la jungla literaria del saber histórico, filosófico, artístico y en la crítica de la arquitectura. Tsunami del humanismo, fue un sabio del urbanismo y de la tecnología. Mumford esculpió durante treinta y dos años una columna sobre arquitectura titulada «Sky Line» para el New Yorker. Formó parte de las Facultades de varias instituciones: de las universidades de Stanford y Pensilvania, el Massachusetts Institute of Technology (MIT) o del New York City Board of Higher Education. Entre sus innúmeras distinciones destaca la Medalla Presidencial de Libertad, la Medalla Nacional de Literatura y, en 1986, la Medalla Nacional de Arte de Estados Unidos.
Ve la luz en España el monumental aullido sobre el asfalto de Lewis Mumford
ABC
Portada de «La ciudad en la historia» (Pepitas)
Ahora, medio siglo después de que edificara su monumento a la urbanidad, se publica en España por vez primera «La ciudad en la historia», obra gigantesca -de mil ciento sesenta y ocho páginas-, que rescata en una magnífica y cuidada edición Pepitas de Calabaza, saber magno traducido por Enrique Luis Revol, revisado por Javier Rodríguez Hidalgo, y al cuidado en la portada y en grafismo por Miguel Ropero, Sergio Pérez de Heredia y Julián Lacalle.
Lewis Mumford revitaliza las civilizaciones con una interpretación radicalmente innovadora sobre el origen y la naturaleza de la ciudad: rastrea su evolución en Egipto y Mesopotamia, Grecia, Roma y la Edad Media hasta llegar al mundo moderno. En lugar de aceptar que el destino de la ciudad sea la tendencia a la congestión metropolitana, la expansión descontrolada de los suburbios y la desintegración social, Mumford esboza un orden que incardine las instalaciones técnicas con las necesidades biológicas y las normas sociales.

La aurora madura

«En la aurora de la historia la ciudad es ya una forma madura-sostiene Mumford-. Muchas ciudades, muchas instituciones educativas y organizaciones políticas existentes han aprisionado ya al hombre posthistórico. Esta obediente criatura no tendrá necesidad de la ciudad: lo que alguna vez fue una ciudad se reducirá a las dimensiones de un centro subterráneo de control, pues, en beneficio del control y del automatismo, todos los demás atributos de la vida serán revocados. Necesitamos una nueva imagen del orden, que incluya lo orgánico y lo personal, y que llegue a abarcar todos los oficios y funciones del ser humano. Solo si podemos proyectar dicha imagen estaremos en condiciones de hallar una nueva forma para la ciudad».
Una ciudad nada automática, como la que soñaba el maestro Julio Camba, que hervía el plomo de la palabra en la estereotipia y se sentaba a comentar quisicosas en su ciudad automática hace más de medio siglo, mientras descerrajaba burlas y chanzas de los escritores de su tiempo, escribía dramáticamente en broma el humo de los días, creía muy poco en las glorias de este mundo y se retiraba a su cama a leer novelas policiacas.
Lewis Mumford subraya que «lo que le ha ocurrido al suburbio ya es cosa que pertenece a los anales históricos. No bien el automóvil se popularizó, la escala pedestre del suburbio desapareció, y con ella casi toda su individualidad y su encanto. El suburbio dejó de ser una unidad vecinal: se convirtió en una masa difusa, de poca densidad, envuelta por la conurbación y envolviéndola a su vez».
Para Mumford, la principal función de la ciudad es convertir el poder en forma, la energía en cultura, la materia inerte en símbolos vivos del arte, la reproducción biológica en creatividad social: «Las funciones positivas de la ciudad no pueden desempeñarse sin establecer nuevas disposiciones institucionales que sean capaces de manipular las vastas energías con que ahora cuenta el hombre: disposiciones tan audaces como las que en el origen transformaron la aldea hipertrofiada y su fortaleza en la unidad urbana y altamente organizada».

Más en www.jaenarquitectos.com & @jaenarquitectos                         via:abc.es

martes, 11 de diciembre de 2012

Más importante que la arquitectura es la vida



Es notoria la longevidad de muchos arquitectos, pero Oscar Niemeyer ha batido el récord y, además, en activo, superando al mítico Frank Lloyd Wright que continuó trabajando hasta los 92 años. Podemos considerar que la carrera de Niemeyer ha durado casi ochenta, con más de 600 proyectos, y que ha ganando todos los premios relevantes. Pero él insistía en que «la vida, apenas un soplo, es mucho más importante que la arquitectura». Podemos considerarlo como un prodigio de la naturaleza brasileña, que se desdobla claramente entre su colosal obra y su radical pensamiento: militante del movimiento moderno en arquitectura y a la vez ferviente militante comunista. Pero a la carioca. «Desprecio a la línea recta igual que al capitalismo».
Su obra arranca tardíamente, a los 34 años, de la mano del eminente arquitecto brasileño Lúcio Costa, aunque este dijo que solo había significado «el jardín de infancia de Oscar». Allí, Niemeyer conoció a Le Corbusier a quien adoptó como maestro y quien, a su vez, bendijo al discípulo: «Usted sabe realmente interpretar con toda libertad los descubrimientos de la arquitectura moderna». Pero con quien también tuvo cariñosas diferencias. El arquitecto suizo, autor del Poème de l'angle droite, recibió la réplica de Niemeyer con su Poema da curva, donde afirmaba: «Lo que me atrae es la curva libre y sensual». Con su elogio de lo orondo,Niemeyer no solo justificaba su arquitectura orgánica, sino al mismo tiempo pretendía significar su humanismo naturalista.
Su obra se caracteriza por una audaz estructura y las formas simples y contundentes. Nacen de sus dibujos a trazos, a los que la ingeniería sabe dar vida. Acusado de monumentalita por sus rotundas propuestas, principalmente en Brasilia, en realidad sus impactantes edificios ofrecen una escala acogedora cuando se visitan. Apenas usó las columnas, confiriendo a sus criaturas una expresión diferente del funcionalismo estándar, con un pulso más aéreo, en busca de la plasticidad. Siempre andaba buscando la sorpresa, la pureza portante y la emoción del visitante. «Arquitectura es invención», afirmaba, y si esto se logra, entra de pleno en el mundo del arte. Como él mismo.
En el 2003, con motivo del centenario del FAD, se le pidió a Niemeyer, a través de Oriol Bohigas, otro longevo en activo, un dibujo para hacer una litografía conmemorativa. En seguida aceptó, haciendo gala de su probada generosidad en temas culturales. Pero pasaban las semanas y el dibujo no llegaba. Finalmente, en una llamada de urgencia, nos informaron de que el arquitecto en esos momentos estaba disfrutando del carnaval, y que, en cuanto acabasen los festejos, nos lo enviaría. Y así fue. Llegó el dibujo autografiado donde se veía «... um palácio, uma catedral e uma bela figura de mulher». Tenía entonces 96 años, pero seguía importándole las mismas cosas. Se volvió a casar a los 99 años, y regaló el diseño del Centro Cultural de Avilés que lleva su nombre. Insistía en su lema de juventud: «Lo importante es cambiar el mundo». Igualito que por aquí.
Más en www.jaenarquitectos.com & @jaenarquitectos                           via:elperiódico juli capella

lunes, 10 de diciembre de 2012

La tecnología quiere humanizarse


Los nuevos proyectos arquitectónicos contraponen tradición a innovación

Norman Foster levanta en Masdar City un gran barrio de fondo sostenible


Es sabido que solo el tiempo, y a capas, es capaz de diseñar las mejores ciudades, las más cercanas a las necesidades de sus habitantes, que son en realidad quienes van decidiendo las actuaciones que las perfilan. Sin embargo, los arquitectos continúan soñando con la utopía de levantar una ciudad entera: del cero al cielo con una misma mirada. Uno de los últimos en tratar de materializar esa visión ha sido Norman Foster. El británico ha levantado en Masdar City —en realidad un gran barrio residencial de Abu Dabi— una ciudad que presume de estar entre las más sostenibles del planeta. Allí, las calles de los zocos —no estrechas, pero sí a escala de los peatones— y las zonas de sombra conviven con coches eléctricos que llegan al barrio bajo tierra, ocultos como los cables del teléfono o el alcantarillado para no perturbar la tranquilidad....más en http://cultura.elpais.com/cultura/2012/12/08/actualidad/1354994852_203283.html

Más en www.jaenarquitectos.com & estudio@jaenarquitectos.com                                via:elpais

Torre Júlia


Torre Júlia

Torre Júlia

La presencia constante de espacios comunes ofrece a los residentes de edad avanzada de 

la Torre Júlia, una multitud de oportunidades para socializar y participar en actividades dentro del 

complejo residencial de 17 plantas diseñado por Pau Vidal, Sergi Pons y Ricard Galiana. 


Los arquitectos Pau Vidal, Sergi Pons y Ricard Galiana han diseñado laTorre Júlia, una torre residencial de 17 plantas de altura residencial torre en Barcelona, España. El complejo residencial forma parte de un proyecto de urbanización más amplio que actualmente se está llevando a cabo en los terrenos adyacentes a la Ronda de Barcelona. La Torre Júlia consiste en un centro deportivo, un desarrollo residencial y un hogar para personas de la tercera edad, generando un área común dinámica que se extiende desde la calle hasta la plaza que da acceso a todas las instalaciones diferentes. 

Hay tres áreas diferentes dentro de Torre Júlia donde cada comunidad tiene asignado un espacio más grande y donde la mayoría de los usuarios pueden llevar a cabo actividades colectivas. Estos espacios son el núcleo del proyecto, y están claramente representados en la fachada del edificio, hechos en concreto y trabajandos como una viga en voladizo. 

En la Torre Júlia, los amplios corredores tienen vistas a la ciudad, las escaleras están al aire libre, las terrazas a doble espacio y las áreas de sombra y sol ayudan a fijar el edificio dentro de su programa destinado a permitir a los residentes de edad avanzada la oportunidad de socializar y participar en actividades de la comunidad.
Pau Vidal, Sergi Pons, Ricard Galiana, Torre Júlia, vivienda para personas de edad avanzada, Barcelona, España, 2012
Testo alternativo ImmaginePau Vidal, Sergi Pons, Ricard Galiana, Torre Júlia, vivienda para personas de edad avanzada, Barcelona, España, 2012
Pau Vidal, Sergi Pons, Ricard Galiana: Torre Júlia, vivienda asignada por el gobierno para personas de edad avanzada 
Arquitectos: Pau Vidal, Sergi Pons, Ricard Galiana
Lugar: Via Favència 348-350, Barcelona, España
Programa: 77 viviendas, instalaciones y aparcamiento
Construcción: 2009 - 2011
Cliente: Patronat Municipal de l'Habitatge
Colaboradores: Gioia Guidazzi, Diana Sajdova
Consultores: Encarna García, BOMA, L3J, 3dLife, Fotografía Ambar, Artkitech, Estel Rosell
Contratista: Acsa
Superficie construida: 8,391 metros cuadrados
Costo: € 7,518,419
Premios: Premi Ciutat de Barcelona 2011 de Arquitectura i Urbanisme
Pau Vidal, Sergi Pons, Ricard Galiana, Torre Júlia, vivienda para personas de edad avanzada, Barcelona, España, 2012
Pau Vidal, Sergi Pons, Ricard Galiana, Torre Júlia, vivienda para personas de edad avanzada, Barcelona, España, 2012
Testo alternativo ImmaginePau Vidal, Sergi Pons, Ricard Galiana, Torre Júlia, vivienda para personas de edad avanzada, Barcelona, España, 2012
Pau Vidal, Sergi Pons, Ricard Galiana, Torre Júlia, vivienda para personas de edad avanzada, Barcelona, España, 2012
Testo alternativo ImmaginePau Vidal, Sergi Pons, Ricard Galiana, Torre Júlia, vivienda para personas de edad avanzada, Barcelona, España, 2012
Más en www.jaenarquitectos.com & estudio@jaenarquitectos.com                                via:
www.noticiasarquitectura.info

viernes, 7 de diciembre de 2012

Cementerio en Brasilia = Fibonacci

Hoy, trasteando en Google Maps nos hemos encontrado con este curioso cementerio en Brasilia (Brasil). Su distribución sigue fielmente la regla de Fibonacci.


La sucesión de Fibonacci en la naturaleza.

En la naturaleza, hay muchos elementos relacionados con la sucesión de Fibonacci:
Según el propio Leonardo de Pisa en su Libro de los ábacos, la secuencia puede ayudar a calcular casi perfectamente el número de pares de conejos en meses después de que una primera pareja comienza a reproducirse (suponiendo que los conejos se empiezan a reproducir cuando tienen dos meses de edad). 
La relación entre la cantidad de abejas macho y abejas hembra en un panal. 
La relación entre la distancia entre las espiras del interior espiralado de cualquier caracol (no sólo del nautilus) 
La relación entre los lados de un pentáculo. 
La disposición de los pétalos de las flores (el papel del número áureo en la botánica recibe el nombre de Ley de Ludwig). 
La distancia entre las espirales de una piña. 
Las relaciones entre muchas partes corporales de los humanos y los animales: 
La relación entre la altura de un ser humano y la altura de su ombligo. 
La relación entre la distancia del hombro a los dedos y la distancia del codo a los dedos. 
La relación entre la altura de la cadera y la altura de la rodilla. 
La relación entre las divisiones vertebrales. 
La relación entre las articulaciones de las manos y los pies. 
La secuencia de Fibonacci en el arte
Relaciones arquitectónicas en las Pirámides de Egipto. 
La relación entre las partes, el techo y las columnas del Partenón, en Atenas (s. V a. C.. 
En los violines, la ubicación de las efes (los “oídos”, u orificios en la tapa) se relaciona con el número áureo. 
El número áureo aparece en las relaciones entre altura y ancho de los objetos y personas que aparecen en las obras de Miguel Ángel, Durero y Da Vinci, entre otros. 
Las relaciones entre articulaciones en el hombre de Vitruvio y en otras obras de Leonardo da Vinci. 
En las estructuras formales de las sonatas de Mozart, en la Quinta Sinfonía de Beethoven, en obras de Schubert y Debussý. 


Autores como Bártok, Messiaen, Stockhausen compusieron obras cuyas unidades formales se relacionan (a propósito) con el número áureo. 
En la pág. 61 de la novela de Dan Brown El código Da Vinci aparece una versión desordenada de los primeros ocho números de Fibonacci (13, 3, 2, 21, 1, 1, 8, 5), que funcionan como una pista dejada por el conservador del museo del Louvre, Jacques Saunière. En las pp. 121 a 123 explica algunas de las apariciones de este número fi (1,618) en la naturaleza. 
En el episodio “Sabotaje” de la serie de televisión NUMB3RS (primera temporada, 2005), el genio de la matemática Charlie Eppes menciona que el número fi se encuentra en la estructura de los cristales, en la espiral de las galaxias y en la concha del nautilus. 
En el álbum Lateralus de la banda estadounidense Tool, los patrones de la batería (Danny Carey) de la canción Lateralus siguen la Sucesión de Fibonacci del número 13 (número de pistas del disco): 1,1,2,3,5,8,13,1,1,2,3,5,8,13,1,1,...


Más en www.jaenarquitectos.co@jaenarquitectos 

jueves, 6 de diciembre de 2012

Muere Óscar Niemeyer, genio de la arquitectura moderna


El arquitecto brasileño Óscar Niemeyer falleció hoy a los 104 años de edad. El célebre arquitecto, quien permanecía ingresado desde el pasado 2 de noviembre en el Hospital Samaritano de Río de Janeiro, murió a causa de una infección respiratoria, precisó una portavoz del centro médico.




El arquitecto, quien hasta la noche de ayer estaba lúcido, pasó sus últimas horas de vida sedado y sometido a respiración asistida y en el momento de su muerte estaba acompañado de una decena de miembros de su familia, agregó el galeno. Creador de los principales edificios públicos de Brasilia, Niemeyer fue ingresado hace 33 días debido a dificultades para alimentarse e ingerir líquidos, pero su estado se agravó paulatinamente con dos hemorragias digestivas y una insuficiencia renal que forzó a someterlo a hemodiálisis.

Considerado como un revolucionario de la arquitectura mundial y seducido por la sensualidad de la línea curva, Niemeyer hubiera cumplido 105 años el próximo 15 de diciembre.

Personalidades como Álvaro Siza, Zaha Hadid, Richard Rogers, Richard Meier, Renzo Piano, Ricardo Legorreta, Gae Aulenti, Teodoro González de León o Juan Herreros no ahorraban adjetivos para homenajear a Niemeyer. Para el británico Richard Rogers,premio Pritzker (El Nobel de la Arquitectura) como Niemeyer, el brasileño era "un gran arquitecto, uno de los maestros originales que dieron forma al movimiento moderno", y destacaba sus edificios "hermosos, plásticos, bien proporcionados, dinámicos y blancos" que "combinan la escultura, la funcionalidad y la ciencia con el arte".


El legado de Niemeyer

El legado de Niemeyer, que está eternizado en numerosas obras que diseñó en Brasil y otros países de América, Europa, Asia y África, fue recordado por la mandataria, quien dijo que a pesar de ser un "nacionalista", Niemeyer se convirtió en "el más cosmopolita de los brasileños".

Además de los principales edificios públicos de Brasilia, como los palacios presidenciales de Planalto y da Alvorada, la sede del Senado y la Cámara de Diputados,Niemeyer dejó su inigualable trazo de curvas en obras como la sede del Partido Comunista Francés (París) y la mezquita, el centro cívico y la universidad de Argel, la Casa de la Cultura (Le Havre, Francia) y la Universidad de Constantina (Argelia).

También diseñó el edificio de la editorial Mondadori (Milán), el Parlamento Latinoamericano (Sao Paulo), la sede de la Fundación Luso-Brasileña para el Desarrollo del Mundo de la Lengua Portuguesa (Lisboa), el Centro Cultural Internacional en Avilés (España), y hasta el sambódromo de Río de Janeiro, el templo del carnaval carioca, entre otras obras.

La Unesco guarda un minuto de silencio

El comité de salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial de la Unesco, reunido para evaluar las candidaturas de diferentes países a su listado, guardó hoy un minuto de silencio en memoria del arquitecto Óscar Niemeyer, fallecido ayer a los 104 años en Río de Janeiro.

El homenaje, a petición de Brasil, sirvió para recordar a un talento que recibió en 2001 el premio de Cultura que otorga la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Niemeyer, que era discípulo de Le Corbusier y creador de la ciudad de Brasilia, única del siglo XX que ha sido declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. El arquitecto brasileño participó, entre otras muchos proyectos, en la concepción de la sede de Naciones Unidas en Nueva York, casa matriz de la Unesco y proyecto de su maestro Le Corbusier.

Más en www.jaenarquitectos.com & estudio@jaenarquitectos.com                                via:elconfidencial

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Arquitectura viva y bella


Varios proyectos demuestran que lo ecológico no está reñido con lo estético


Los conceptos que identifican un estilo de vida que se denomina verde están cada vez más presentes en la vida diaria. Sin embargo, existen tópicos enraizados que identifican lo ecológico con lo feo, (o la comida biológica con sosa), cuando es lo contrario. Lo demuestra la nueva tendencia de una serie de arquitectos, diseñadores e ingenieros cada vez más involucrados con la forma y el aspecto estético de sus soluciones constructivas.
Es el caso de Water Lilly, un foto-bio-reactor desarrollado por el arquitecto italiano Cesare Griffa como sistema para criar algas sobre superficies arquitectónicas, que tras estrenarse en la Bienal de Arquitectura de Venecia 2012, ha empezado un periplo por muestras y festivales. Acaba de participar en la Swiss Design Network Conferencede Lugano y este mes será uno de los protagonistas del simposio internacional Habitar el futuro, que organiza la Universidad Federico II de Nápoles.
Griffa ha desarrollado Water Lilly utilizando tecnologías paramétricas, máquinas de fabricación digital y componentes electrónicos libres de derechos, lo que permite reducir costes. “A través de la fotosíntesis las algas tienen la capacidad de limpiar el aire, absorber CO2 y producir biomasa, que puede ser utilizada como fuente de energía renovable, permitiendo a las arquitecturas que la acogen desempeñar un papel activo en el ámbito de la sostenibilidad ambiental”, explica Griffa. Water Lilly, del que existen tres prototipos, forma parte de una más amplia investigación de Griffa sobre “criaturas arquitectónicas inteligentes”, que ha sido publicada en el libro Smart Creatures. Progettazione parametrica per architetture sostenibili (Edilstampa, 2012). A lo largo de 2013, gracias a una beca de investigación Fullbright, Griffa se trasladará a Nueva York, donde fabricará nuevos prototipos en colaboración con la Rensselaer Polytechnic Institute School of Architecture.

Las nuevas ideas y energías que llegan del mundo de la arquitectura se cristalizan también en el libro Spatial murmuring: migration of spaces and ideas (Papadakis Publisher), de los arquitectos Sonia Nunes Henriques y Jan-Maurits Loecke. El libro, promovido por la arquitecta italiana afincada en España Benedetta Tagliabue, reúne textos sobre las tendencias de la arquitectura contemporánea en estos tiempos de migraciones continuas, voluntarias o impuestas, de voces heterogéneas del mundo del arte, el diseño y la arquitectura.En España, el arquitecto y diseñador Daniel Martín Ferrero intenta transmitir la idea de que la generación de energía limpia puede formar parte de la belleza de la ciudad, su mayor consumidor. Para hacerlo ha desarrollado un sistema constructivo creativo, bautizado “arte fotovoltaico”, que se basa en la multiplicación y ensamblaje de elementos hexagonales de diferente tamaño, con el objetivo de convertir el modulo solar en un material omnipresente en la arquitectura contemporánea. “Un diseño atractivo es indispensable para favorecer la entrada de esta tecnología”, asegura Ferrero, que articula su proyecto alrededor de “la piel activa”, cuyo elemento base es el módulo solar, un material flexible en la fase constructiva del proyecto arquitectónico. “La percepción de la tecnología solar por parte del público debe cambiar. Mi objetivo primordial es desterrar del inconsciente colectivo la imagen de las grandes placas que afean los tejados, sustituyéndola con el vidrio solar, transparente u opaco, elevado a la categoría de material noble”, añade el arquitecto. Además de ser atractivos, algunos de los proyectos propuestos por Ferrero, como unas esculturas solares para el Ayuntamiento de Madrid, estaciones de servicio para coches eléctricos e incluso un prototipo de estadio, tienen la ventaja de que podrían abastecer de energía una amplia área a su alrededor. “Es importante construir edificios singulares, cuyo mayor protagonista sea el vidrio solar, utilizado no solo por su eficiencia, sino también por su componente estética”, concluye Ferrero.

Más en www.jaenarquitectos.com & estudio@jaenarquitectos.com                                via:elpais